La restauración no solo beneficia a los privados de la libertad, pospenados y sus familias, sino también a la sociedad en su conjunto.

BENEFICIARIOS

Nuestros programas contribuyen a la reconstrucción del tejido social para que todos tengan una segunda oportunidad para transformar sus vidas y sanar sus relaciones.

La restauración, la reconciliación y la reintegración social busca ayudar a las personas a encontrar una nueva perspectiva y un camino hacia la transformación personal. Al construir relaciones más saludables y positivas, los privados de la libertad, pospenados y sus familias pueden experimentar una mayor paz interior y una mayor satisfacción en sus vidas. Al mismo tiempo, estos programas benefician a la sociedad ya que ayudan a reducir la tasa de reincidencia y construyen comunidades mas fuertes y unidas.

+ 0
Años brindando oportunidades
+ 0
Beneficiarios
+ 0
voluntarios
0
Cárceles
atendidas

Estamos presentes en 19 centros penitenciarios y carcelarios del departamento de Antioquia con la misión de brindar apoyo y asistencia a los privados de la libertad y sus familias.

Trabajamos en estrecha colaboración con las autoridades penitenciarias para proporcionar servicios y programas que ayuden a nuestros beneficiarios a enfrentar los desafíos únicos que enfrentan en el contexto de la vida carcelaria. A través de nuestros programas de justicia restaurativa, ofrecemos oportunidades para la reconciliación, la reparación y la reintegración, lo que ayuda a construir relaciones más saludables y positivas tanto dentro como fuera de la cárcel. La presencia de nuestra asociación en los centros penitenciarios tiene un impacto positivo en la vida de nuestros beneficiarios, sus familias y la sociedad en general, ya que ayuda a construir comunidades más fuertes, justas y unidas.

La educación es parte fundamental en la construcción de un buen futuro

Uno de los grandes desafíos que enfrenta la población carcelaria son sus bajos niveles educativos, y eso se replica también en sus familias. Por años hemos visto niños, niñas y adolescentes que tienen grandes dificultades educativas debido a necesidades educativas especiales que tienen y que no ha sido atendidas. La confraternidad ha diseñado un programa que cuenta con especialistas en diferentes áreas para apoyar a estas familias ofreciendo un diagnóstico claro a aquellos niños que presentan necesidades educativas especiales.

NUESTRO TRABAJO FUERA DE PRISIÓN

Nuestro compromiso con las personas privadas de la libertad es su reintegración social al salir de prisión

La población carcelaria enfrenta muchos desafíos al interior de prisión, pero al salir descubren que ahora tienen que enfrentar tal vez más desafíos que los que enfrentaron al interior del penal. Desafíos psicosociales, pues es difícil para ellos enfrentar los temores y las inseguridades con las que salen, desafíos familiares, ya que ahora deben volver al seno de un hogar con el que no han convivido por años, desafíos económicos porque conseguir un empleo cuando se tiene un pasado judicial no es fácil y desafíos sociales pues el estigma de la sociedad dificulta su reintegración. Es por ello que nos esforzamos en acompañarlos al salir de prisión con un programa integral que atiende el área espiritual, psicosocial, educativo, laboral y condiciones dignas. De esta forma a través de un plan de trabajo personalizado, la asignación de un mentor y las reuniones semanales podemos acompañarlos de manera integral y personalizada para verlos avanzar en su proceso y construir una nueva vida de verdadera reintegración a la sociedad.

La confraternidad Carcelaria de Antioquia cuenta con varios programas dedicados a las familias. Hemos desarrollado programas específicos que nos permiten tener un mayor impacto. Por eso contamos con un programa de familias que atiende a las esposas y madres que tienen un familiar en prisión. Un programa para niños hijos de las personas privadas de la libertad y un programa para adolescentes. Cada uno de estos programas realiza un acompañamiento integral con el objetivo de que estas familias que quedan afectadas por esta realidad no se desintegren y puedan seguir trabajando en un futuro prometedor alejados de la violencia.

Creemos en el trabajo integral no solo del privado de la libertad sino de sus familias para construir hogares sólidos

Somos parte de la transformación

Únete a nosotros y trabajemos para que las personas privadas de la libertad, los pospenados, sus familias y las víctimas de la violencia en Antioquia tengan UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD

Con tu apoyo podemos seguir ofreciendo programas de restauración, formación, resocialización y reintegración social para la construcción de un mejor futuro.

Conoce los testimonios de nuestros beneficiados, voluntarios y donantes

Tengo 29 años y nací y crecí en un hogar católico. Puedo decir que en mi juventud distinguí a Jesús mas no lo conocí, lo que me llevó a alejarme de Él. Fui capturado en el 2022 me cuestioné en ese momento de la existencia de Dios y de si de verdad era justo con todo lo que nos pasa. No entendía por que permitía tales cosas, me envolví mucho más en el vicio de la marihuana creyendo y queriendo evadir una realidad. Pero asumí que fue mi responsabilidad. Dentro de prisión conocí verdaderamente a Jesús y ahora experimento el gozo de su amor y gracia.

Alejandro

Persona privada de la libertad

El acompañamiento de la Confraternidad que ha sido muy importante y esencial para el cambio que ha estado haciendo el Señor en mi vida, porque vivía en la drogadicción con malas amistades, haciendo cosas que no debía hacer. Gracias a mi Señor Jesús que me rescató de ese abismo en el que estaba metido y gracias a la Confraternidad que nos han estado enseñando la Palabra de Dios para edificación de mi vida. Han sido cruciales para ir conociendo a mi Señor Jesucristo para poner en práctica para mi vida toda la Palabra que nos han estado enseñando.

Alberto

Persona privada de la libertad

La vida en prisión es muy difícil por diferentes cosas, pero también ha sido el mejor lugar para leer y conocer al Señor desde diferentes ángulos. Muchas pruebas me han querido tirar al piso, pero cuando voy y escucho su voz, entiendo que es necesario pasar por el valle para lograr la cima pues aquí la mayoría se queda en el valle, no se preocupan por subir y hasta eso me ha fortalecido para no ser de los cobardes y mirar que más adelante hay luz. Mi deseo hoy es que oren, rueguen y supliquen al Señor de la mies por el pueblo que está en las cárceles que aunque es dura, no es imposible pues ya hubo quien venció y salió victorioso por amor de Aquel que lo envió.

Luber

Persona privada de la libertad

Estoy muy agradecida con el programa somos jóvenes de la confraternidad carcelaria porque pudieron abrir el curso de manicure, porque nos han apoyado muchísimo en lo que no apasiona. Me gustaría darle las gracias tanto a la profe Xiomara que se ha esmerado esmerado en enseñarnos lo que más pueda, cómo también a la coordinadora Katherine que es la que ha gestionado todo esto. Y a todas las personas que hicieron todo esto posible y me complace decir que gracias a estas personas he podido emprender y me gustaría seguir emprendiendo cada día más y más adelante ser profesional y tener mi propio negocio. Créanme que siempre estaré muy agradecida con ustedes Dios las bendiga y les multiplique siempre.

Karen Botero

beneficiaria programa SOMOS JÓVENES

Mi experiencia como voluntario en la prisión de Rionegro la veo como una forma en que el Señor me brinda la oportunidad de alcanzar mi propósito de vida, cuando trabajas con personas privadas de la libertad se trabaja con personas que en su mayoría carecieron de oportunidades, personas con muchas necesidades, sin embargo no justifica los errores cometidos, y como siempre se les dice; en el momento, Ellos están pagando las consecuencias de una mala decisión, de una equivocación, pero se les recalca Igualmente, que Dios tiene planes para cada uno de ellos, está en cada uno aceptar o no el propósito que el señor tiene, es gratificante ver cuando las personas privadas de la libertad, toman muy en serio estos cursos, lo cual los llevan a aceptar cambios en su vida, se proponen metas, y aunque sus condenas puedan ser largas, no se hacen esclavos de las mismas, así de esta forma, se les brinda esperanza. Doy gracias a la ACCA por permitirme servir, por el apoyo que nos brindan a los voluntarios y sobre todo por la oportunidad que nos dan en prisiones de servir al Señor.

Nixon Garzón

Voluntario

Galeria

Únete a nuestra misión de transformación y segundas oportunidades.

Haz tu donación hoy y marca la diferencia en la vida de la población privada de la libertad, pospenados, sus familias y víctimas de la violencia.